Masaje infantil

Tacto Nutritivo

«Porque la piel es el primer lenguaje»

El masaje infantil es una forma de comunicación a través del tacto entre los padres y sus bebés que va más allá de las palabras. Es una tradición en muchas culturas que se transmite de madres a hijas y perdura en el tiempo.

Se basa en una serie de maniobras manuales que se aplican al bebé en sus diferentes partes del cuerpo (cara, brazos, piernas, abdomen y espalda) con el fin de obtener relajación y establecer un vínculo afectivo con él.

En los años 80, Vimala McClure, crea el programa Internacional de Masaje Infantil de IAIM (Asociación Internacional de Masaje Infantil), después de su experiencia positiva en un orfanato de la India, donde observó la importancia que allí se daba al masaje a los bebés.

Diferentes estudios en investigaciones reafirman la necesidad del llamado tacto nutritivo como base fundamental para el desarrollo en los primeros años de vida.

Tiene importantes beneficios, agrupados en cuatro grandes categorías:  interacción, estimulación, alivio y relajación.

  • Refuerza el vínculo positivo.
  • Mejora la digestión, la circulación sanguínea y linfática y la respiración.
  • Refuerza los sentimientos de seguridad y confianza.
  • Alivia los cólicos y los gases.
  • Facilita un sueño tranquilo y reparador al bebé.
  • Mejora el desarrollo neurológico.
  • Favorece la psicomotricidad del niñ@.
  • Regula el sistema respiratorio.
  • Mejora la motilidad gástrica.

Consulta más información en la web de la Asociación Española de Masaje Infantil.