Integración Sensorial

Integración SensorialLa Terapia Ocupacional basada en el enfoque de la Integración Sensorial  surge en los años 60 de la mano de la terapeuta ocupacional la Dra. Ayres. Esta teoría nace para investigar las posibles relaciones entre las alteraciones en el desempeño sensorio-motor y el aprendizaje académico, derivadas de alteraciones en el procesamiento sensorial.

La Integración Sensorial, definida como “el proceso que organiza las sensaciones procedentes del propio cuerpo y del medio ambiente, haciendo posible el uso efectivo del cuerpo en el entorno”, ha sido ampliamente estudiado por diversos investigadores en el ámbito infantil y juvenil quienes han relacionado las dificultades en el procesamiento sensorial con alteraciones en la participación de las actividades cotidianas.

Los 7 sentidos

Además de los cinco sentidos que todos conocemos, nuestro sistema nervioso posee en realidad los siguientes sistemas sensoriales:

  • TáctilTerapia de Integración Sensorial en Sentire

  • Olfativo

  • Gustativo

  • Auditivo

  • Visual

  • Propioceptivo

  • Vestibular

  • Interoceptivo (estímulos o sensaciones que provienen de los órganos internos del cuerpo)

Signos de alerta

A continuación detallamos algunos signos  relacionados con una disfunción en el procesamiento sensorial:

  • Dificultad en la adquisición o perfeccionamiento del lenguaje, la lectura y la escritura.
  • Retraso en el desarrollo motor.
  • Problemas de alimentación (dieta poco variada, Terapia en Sentire
    rechaza texturas de los alimentos, le cuesta masticar…)
  • Problemas para seguir el ritmo de los niños de su edad (casa, calle, colegio…)
  • Dificultades para mantenerse sentado.
  • Exceso de movimiento o inquietud motora.
  • Falta de atención.
  • Impulsividad.
  • Alteraciones del ritmo sueño-vigilia.
  • Problemas en el manejo de objetos (pinturas, lápiz, cubiertos, pelotas…)
  • Dificultades en la motricidad fina (dibujar, pintar, recortar, escribir…)
  • Problemas para el vestido y desvestido (uso y manejo de la prenda, cremalleras, botones, calzado…)
  • Falta de calibración de la fuerza (en el manejo de objetos o para el contacto con otros)
  • Tropiezos, choques o caídas frecuentes.Terapia en Sentire
  • Miedo a las actividades de motricidad gruesa
    (correr, saltar, juegos con pelota…)
  • Pobre equilibrio.
  • Rechazo / exceso en el contacto con otros.
  • Molestias con la ropa (etiquetas, texturas, tejidos, costuras…)
  • Distractibilidad con imágenes, objetos, personas o ruidos.